Anegamientos, estragos y suspensión de clases en Comodoro y Caleta Olivia

En la ciudad de El Gorosito, personal de Protección Civil y de Servicios del Municipio trabajó en conjunto ante las fuertes lluvias. En Comodoro hubo familias evacuadas y se declaró el alerta. En ambas ciudades se decidió suspender el dictado de clases.

La cantidad de agua caída en el norte de Santa Cruz y el sur de Chubut dejó marcas tanto en Caleta Olivia como en Comodoro Rivadavia. Cayeron más de 40 mm de agua en escasas horas y el caudal se esperaba fuera mayor a lo largo de la jornada. Por esa razón, en el caso del municipio chubutense se declaró el Alerta Rojo, hubo personas evacuadas y se habilitó el gimnasio municipal para su atención.

En el caso de la ciudad de El Gorosito, distintos barrios debieron ser asistidos por personal de Urgencias, al verse afectados por las inclemencias del tiempo. Además se adelantó que se mantendrá una guardia por las siguientes horas, para evitar colapsos, desbordes en desagües y cloacas, e inundaciones en las calles.

Para concretar todas esas tareas, trabajaron en conjunto tanto el área de Protección Civil, como de la Secretaría de Servicios del Municipio de Caleta Olivia, con apoyo y colaboración de otra áreas municipales y provinciales.

Áreas complicadas

El barrio 26 de Junio, es una de las zonas más afectadas cada vez que llueve, como así también, aquellos sectores donde aún existen calles de tierra como barrio Esperanza, Zona de Chacras, Bicentenario; -entre otros-.

En horas de la noche del lunes, Protección Civil tuvo que intervenir en seis domicilios particulares, que llamaron para pedir asistencia, porque varias viviendas de la zona se inundaron con agua servida, debido al colapso de las cámaras.

Al respecto, habló Rubén Mena, director del área, y contó a La Opinión Zona Norte que: «Comenzamos ayer (por el lunes) a las 19 horas, debido a la gran cantidad de agua que estaba cayendo que provocó que se saturara la red cloacal en calle Izurrategui».

Este desborde provocó el ingreso de aguas servidas «a las viviendas de varias familias», lo que obligó a la intervención del área, aunque «afortunadamente no hubo que evacuar a nadie». Mena explicó que se hicieron presentes «con una bomba de achique, tratando de vaciarles las cámaras hasta que la gente de Servicios Públicos con un par de camiones «chupa», trataron de bajar los niveles de la red, para que los vecinos puedan pasar la noche un poco más tranquilos».

LA OPINION AUSTRAL